Últimas noticias

domingo, 22 de julio de 2012

Crónica de los monitores - Día 10 - Segundo turno

Hola a todos

El segundo turno ya se ha acabado, pero no podíamos irnos sin despedirnos de todo el mundo, contar como fue nuestra última jornada de campamento y poder agradecer un montón de cosas, esto último opino que es muy importante, por lo que me he permitido un día de reflexión para no dejar nada en el tintero.

Empezaré por la CRÓNICA DEL DÍA 10:

Como fue habitual a lo largo del campamento, a las 9 de la mañana sonaba la música para que nos levantásemos, esta vez a cargo de Cova, con más pereza que ninguno de los días nos levantamos los monitores para ver que prácticamente ningún niño se había levantado. Así empezaba el día más triste del campamento, por lo menos para los monitores.

Después de nuestro habitual desayuno y lavarnos los dientes, tocaba acabar de hacer la maleta que habíamos dejado casi lista el día anterior, pero a pesar de quedar poca cosa, estuvimos más tiempo de la cuenta, sobretodo porque ninguno de los niños era capaz de guardar su saco, quitar la sabana bajera o la funda de la almohada. Una vez listas las maletas, los monitores encargados de cada manualidad repartían lo que los niños habían hecho y el resto de monitores entregaban el dinero sobrante del quiosco, mientras los niños y niñas, boligrafo y camiseta en mano, pasaban de monitor en monitor pidiendo firmas y dedicatorias para recordar estos diez, maravillosos, días.

De esta forma pasamos el tiempo hasta que a las 12:30 los niños del tercer turno llegaban, a su hora no como nosotros, para que pudiesemos partir hacia el colegio para preparar el día de padres.

Después de un viaje en el que la mayoría de la expedición lo pasamos durmiento, con parada para comer y pelicula de Ice Age 3 por el medio, llegamos sobre las 4:30 al colegio para poder preparar la fiesta de despedida que tendría lugar en el gimnasio. Al bajar del autobús, nos sorprendió ver a padres esperandonos, porque tanto niños como monitores pensabamos que hasta la misa no los veríamos, que nos ayudaron a llevar las maletas hasta el colegio.

Antes de empezar la misa, con el tiempo muy justo, varios monitores preparamos el gimnasio para la merienda y el visionado de fotos, mientras otro grupo de monitores jugaba con los niños en el patio.

A partir de aquí, todos conocéis lo que paso, dado que ya estabamos todos juntos, pero no obstante voy a contároslo de todos formas. Por un malentendido en los horarios, las puestas del colegio se abrieron más tarde de la hora que se había indicado, pero pronto se solucionó el malentendido al ver a los niños en la iglesia, tras los besos y achuchones de rigor, empezo la misa a cargo del Padre Teodoro, conocido por todos como Teo, que nos sorprendió con un visionado de fotos y videos, que el mismo había recolectado a traves de esta web para dar una misa idonea para los niños.

Una vez acabada la misa, nos fuimos al gimnasio donde padres y monitores pudimos conocernos, merendamos, vimos las fotos del campamento y pudimos charlas y contar las historías que habían pasado con los niños a lo largo del campamento. Pero ahí no acababa el día para los monitores, que nos quedaba recoger todo el sarao que habíamos montado. Una vez terminado todo, no nos quedaba otra cosa que tras pasar por nuestras casa, volver a juntarnos para seguir recordando todo lo que habiamos pasado estos días, pero en mi caso y creo que en el de alguno más, el sueño y el cansacio pudo con nosotros.

AGRADECIMIENTOS

Este es el pequeño resumen de un día agotador pero quiero destacar algo que para mi es muy importante, que ayer salió entre varias conversaciones y me gustaría compartir, mucho de los padres nos agradecísteis lo bien que cuidamos de sus hijos, que actualizásemos esta página y un montón de cosas más, pero en mi caso como director y responsable de los monitores, soy yo el que tiene que agradecer un montón de cosas:

Primero me gustaria agadecer a los niños que quisiesen venir al campamento con nosotros, los que ya habían venido antes por repetir y las ganas que me demostraban día a día los que veía por el colegio preguntandome por los monitores del año pasado; y los que venían por primera vez, al animarse a probar una experiencia, de la cual creo que no se han arrepentido.

Segundo a los padres, por confiarnos a sus hijos, sabemos que es muy difícil separase de ellos tantos días, muchos padres y madres lo pasaban peor que los niños por no poder estar con ellos.

Tercero, a Gisela, Gafo, Arancha y Antonio. Agradecer a Gisela que haya sido la madre de todos, de niños y monitores, un campamento sin ella sería impensable; a Gafo por estar ahí para lo que se necesite, sabiendo que con lo que más disfrutaría sería estando al pie del cañon como un monitor más; a Arancha y Antonio, que hayan sido, en este su primer año, un punto de apoyo y ayuda en todo momento, dispuestos a mancharse, jugar, recoger la mesa, ir a por la compra...en definitiva, por ser dos más del campamento.

Cuarto, y no por ser lo último es lo menos importante, me gustaría agradecer a los monitores, los que han venido este año y los que no han podido compartir estos días con nosotros por motivos ajenos a ellos, que un nuevo año hayan atendido a mi llamada para venir al campamento. Uno se siente orgulloso de poder contar con gente así,  dispuestos a ayudar por el mero hecho de hacer algo con lo que disfrutan, no por el dinero o cualquier fin material.

El gran trabajo y la ilusión que irradian a los niños es impagable, dado que renuncian a pasar sus vacaciones de viaje o en su casas, los que estudian en otras ciudad, por pasar estos diez días con los sus hijos.

Muchos de estos monitores han sido acampados anteriormente y al igual que yo que también lo fui, soñaban de niños con se monitores como ahora son, alguno de sus hijos, a pesar de ser pequeños, ya me preguntaban que era lo que había que hacer para ser monitor y espero tenerlos algún día con nosotros como monitores porque es el indicativo de que hacemos bien nuestro trabajo, porque esta rueda nunca tiene que dejar de girar.

No voy a extenderme mucho más en este tema, porque me faltarían las palabras para agardecerles todo lo que hacen, se que me repito, pero es impagable todo lo que hacen y que gracias a los campamento muchos de nosotros lleguemos a ser amigos como somos a pesar de la diferencia de edades en las que nos movemos.

Soy muy malo al enumerara a los monitores y espero no olvidarme de ninguno, GRACIAS DE TODO CORAZÓN A: UKE, FÉLIX, PALLO, YAGO, CLAU, FONSO, PABLÍN, COVA, RIVAS, LEYRE, GABRI, CARMEN, PIPA, HUERTA, BELÉN, BENJA, ADRI, MARQUÉS E IRE por estos diez días.

DESPEDIDA

Y como todo lo bueno, esto no podía ser menos. Han sido diez días maravillosos y tenemos puesto el contador para que llegue el verano que viene para volver a escribir otra nueva historia como la que hemos contado a lo largo de estos diez días, porque cada año aunque se pueda parecer, esta historia nunca se repite.
Gracias a todos otra vez y perdón por la parrafada que he escrito, si es que habéis conseguido leerla entera.

Frimado: El Dire, Nacho Bonache

Compartir:

Publicar un comentario

 
Subir
Copyright © 2015 Colegio Inmaculada Concepción - Actividades Paraescolares . Propiedad de Colegio de la Inmaculada Concepción Jesuitas Gijón